Basura Cero Genera un cambio Hábitos

Compostar, una manera natural de reciclar

Desde hace muchos años, separar los residuos orgánicos de los inorgánicos, se convirtió en un hábito cotidiano de mi día a día. Sin embargo, desperdiciar los desechos orgánicos tan “fácilmente”, en el último tiempo, comenzó a incomodarme. Ya no me era suficiente separar los residuos. Quería dar un paso más: Tomar la oportunidad de reaprovechar los restos orgánicos de la cocina y devolverle a la tierra un poco de lo mucho que me daba, se convirtió en mi próximo desafío.

La solución era simple, comenzar a compostar. Así, podría reciclar los restos orgánicos consumidos en casa y a través del proceso natural de descomposición, obtendría un abono valioso para mis plantas. Pero, realmente, no era tan simple. Al vivir en un departamento y no disponer de un espacio al aire libre, compostar de manera directa no era opción ya que mi casa se vería vulnerable a la aparición de fauna no deseada; y era algo con lo que no estaba dispuesta a lidiar. La idea era buscar una solución, y no ocasionar un problema.

Si bien vivir en un espacio reducido, podría “funcionar” como excusa, nunca lo es. Lo que importa es tener iniciativa…

El paso siguiente fue contactar a un buen amigo que conocí en Huerto Roma Verde cuando tenía suficiente tiempo libre para ayudar como voluntaria en las actividades que se requerían en el huerto y le compartí mi intención de donar los restos orgánicos que generara en mi cocina con la finalidad de contribuir en su ciclo de vida natural. ¡Y fue una buena idea! Me contactó con la coordinadora del Área de Composta quien me dio algunas indicaciones para que mi colaboración fuese exitosa y comencé…

Así, logré incorporar una nueva práctica ecológica y solidaria que se adaptara a mi realidad: el compostaje comunitario. También encontré una manera práctica y limpia de almacenar los restos de fruta y verdura, hojas de té, yerba mate, posos de café, cáscaras de huevo y restos de poda. Te comparto algunos tips para no fracasar en el primer intento.

  • Seguir la instrucciones de la persona / lugar al que donarás tus desechos. Esto hará que tu colaboración sea beneficiosa para ellos sin ser una pérdida de tiempo, energía y dedicación de tu parte. En mi caso, todos los residuos que almaceno para Huerto Roma Verde son veganos a excepción de las cáscaras de huevo que tienen múltiples beneficios -antes de guardarlas, las enjuago con agua para evitar malos olores-. Los residuos compostables que aceptan son: todos los restos de fruta, verduras y huerto, restos de poda / flores, posos de café, té, hierbas; mientras que todos los restos de frutas cítricas tienen que guardarse a parte.
  • Elegir un recipiente donde poder almacenar los desechos de manera cómoda hasta el día de entrega.
  • Guardar el contenedor en el refrigerador/heladera para retrasar el proceso de descomposición.
  • Mover los desechos para que el contenido se oxigene.
  • Evitar el uso de la tapa, de forma hermética. Esto evitará que se la propia humedad genere hongos o malos olores. Reemplaza la tapa por un pedazo de tela agarrada con una liga. Yo usé un pedazo de yute que tenía en casa.


Y tú, ¿te animas a reciclar los desechos orgánicos generados en tu cocina?

Share Button

You Might Also Like