E-TICKET

Escuela flotante, sustentable y solidaria en Makoko

Uno de los efectos secundarios del cambio climático es el aumento del nivel del mar, y las ciudades costeras serían las primeras en sufrir estos problemas. En frente de la Isla de Lagos, se encuentra la comunidad de Makoko -Nigeria-, un barrio de pescadores que vive desde hace generaciones en casas sobre pilotes encima del agua, que carecen de los servicios básicos (agua potable, electricidad, alcantarillado, etc.).

Buscando soluciones para evitar posibles desastres, la empresa holandesa de arquitectura NLÉ con el patrocinio del Programa de Desarrollo de Naciones Unidas (UNDP) y la Fundación Heinrich Böll de Alemania, construyeron -con mano de obra local- una plataforma triangular de madera y bambú que flota sobre 256 bidones de plástico reciclado dando origen a una escuela para 100 niños y niñas de todas las edades que se distribuye en 3 niveles: un área de juegos en la planta baja, cuatro aulas en la primera planta y dos zonas de trabajo en la parte superior. Con unas dimensiones de 10×10 metros en planta y 10 metros de altura, dispone de paneles solares para proporcionar electricidad y cuenta con un sistema para la recolección del agua pluvial que facilita el uso de los inodoros de compostaje, instalados para contrarrestar la inexistencia de un sistema de alcantarillado. escuela makoko.011
El edificio es un espacio de enseñanza colectiva, pero el objetivo final es mucho más ambicioso. A través del Proyecto de los Pueblos acuáticos de Lagos, se pretende crear viviendas flotantes y una infraestructura que podría cambiar las extremas condiciones de vida de muchos de los habitantes de este país; que es actualmente el octavo exportador de petróleo del mundo.
escuela makoko.012

Share Button

You Might Also Like