COMERCIO JUSTO

Goma de mascar: biodegradable, por favor

chicle biodegradable mexico 1

Para muchas personas, mascar chicle es un hábito placentero; y lo hace con frecuencia. Para otras, es una mala costumbre. Sin embargo, casi todo el mundo ha mascado chicle por lo menos una vez en la vida… ¿verdad?

Su variedad de sabores es gigantezca; hay con y sin azúcar, con relleno y algunos hasta dicen “ser buenos” para la salud bucal; pero alguna vez, ¿te has detenido a pensar qué pasa con la goma de mascar después de consumirla, cuando la tiramos?

Increíble pero real, según estadísticas, el 20% de la superficie del Centro Histórico de la Ciudad de México está repleto de chicles… Y la verdad, sí que me molesta (y mucho) caminar por la calle, pisar uno y que se me pegue en el zapato. Si bien cada una de nuestras acciones impacta positiva o negativamente en nuestro entorno, creo, que un hábito tan “pequeño” como mascar chicle y tirarlo en la calle no sólo es nocivo para el medio ambiente, sino que es un reflejo de falta de educación, consideración y respeto al prójimo. También hay gente que los pega debajo de los escritorios o las paredes… Y he visto chicles pegados hasta en los árboles… No hablemos de los 5 años que demora un chicle en degradarse de forma natural y el alto costo de su limpieza…

Pero… como quienes más me conocen, saben que soy más bien optimista y creo que podemos evolucionar constantemente a través de pequeños cambios en nuestros hábitos, ¿qué pasaría si les dijera que desde hace un tiempo, la goma de mascar puede tener un final en armonía con el medio ambiente?

Así es. Simple, sabrosa y única: Chicza es la goma de mascar 100% natural, biodegradable y certificada orgánica que se cosecha de manera sustentable de los árboles de chicozapote en la Selva Maya, México. De esta manera, esta golosina se descompone fácilmente, con el tiempo se hace polvo y regresa a la tierra.
chicle biodegradable mexico
La extracción de la materia prima se realiza de manera artesanal como los antiguos mayas, con cortes superficiales en forma de Z sobre la corteza del árbol. Así, la savia escurre lentamente en zigzag hasta una bolsa colocada en la base. Posteriormente, ésta se hierve, amasa y moldea en marquetas (que lleva la identidad del chiclero y la ubicación exacta del árbol cosechado). Aún caliente, se endulza con productos orgánicos como el jarabe de agave, azúcar de caña y se le añaden sabores naturales -menta, mezcla de moras, canela, yerbabuena-. Finalmente, se compacta y moldea en tiras de chicle.

Son pocos los productos que ofrecen una rastreabilidad tan precisa. La goma de mascar orgánica y biodegradable, Chicza, es producida sustentablemente por 56 cooperativas que forman el Consorcio Chiclero, el cual (bajo un esquema de comercio justo) administra la producción, comercialización y la exportación. Además, el manejo sustentable de la selva tropical está certificado por el FCS (Forest Stewardship Council).

Claro está que el hecho de tratarse de un chicle biodegradable no nos da la libertad de tirarlo a la vía pública, pero sin dudas, mediante nuestras elecciones cotidianas, podemos hacer un cambio significativo y emprendimientos como el de Chicza nos ayudan a hacerlo de manera aún más responsable y respetuosa con el medio ambiente…

Share Button

You Might Also Like