SABORES DE MÉXICO

Masa Madre, personalidad propia

La tendencia a revalorizar lo artesanal y lo saludable  llegó, ya hace algunos años, al “pan” nuestro de cada día.  Testigo de hábitos y costumbres de todos los tiempos y culturas, hoy el “pan” logró ser un producto más cuidado… un producto gourmet.

Agua tibia a temperatura, fermentación natural, sal, harina y el amasado de las manos artesanas que infunden calor y  cariño. Luego, la espera adecuada, el horneado y el aroma  del pan. El arte está en las mezclas, en los porcentajes, en el tacto lento que le da forma y finalmente en la cocción.

Temprano, el olor del pan se hace notar en muchas panaderías de la Ciudad de México pero cada una tiene su identidad, su magia, sus secretos y sus recetas. “Masa Madre”, taller de cocina, panadería artesanal & cafetería orgánica, es una de ellas.
Muchas personas que residen o pasean por la Colonia Roma Norte la escucharon nombrar alguna vez. Muchas otras son clientes, que se sienten a gusto y lo siguen eligiendo, ya que desde su inauguración, hace un año, causó sensación entrelos amantes del pan artesanal y de los platos con firma de autor.

“Masa Madre” + Taller de Cocina + Panadería Artesanal + Cafetería Orgánica + Productos Naturales + Ambiente Cálido + Bienestar y Comer Saludable + Comercio Justo + Packaging Ecológicamente Correcto

El concepto de “Masa Madre” rescata el uso de la masa madre -cultivo simbiótico de las levaduras presentes de manera natural – y el valor de forjar el pan a mano. Además, fusiona placer con comer de forma saludable.

Respetando el espíritu de un taller artesanal, la madera prevalece en el ambiente de estilo rústico, logrando sencillez y calidez. La ambientación descontracturada crea una atmósfera distendida e ideal para momentos sociales.

Muy temprano se comienza con el amasijo que termina convertido en pan caliente a partir de las  08:00hs, todos los días. Con distintas versiones, formas y con textura interior muy suave, “Masa Madre” ofrece, para llevar a casa o comer allí, pan campesino, baguette rústica, focaccia, pan de viaje (muy rico el “Tigre” -polvo de almendras con chocolate al ron), brioche, croissant, chocolatín (un pan suave con corteza crujiente con relleno de chocolate, una delicia) y roles.

Diariamente, en el desayuno, se puede disfrutar de un buen sabor del café orgánico de Chiapas -americano, expresso, latte, mocha o capuccino-, infusiones, tés herbales o chocolate caliente con molletes u omelettes, entre otras opciones. Pero, muchos se inclinan por las exquisitas especialidades francesas: Croque-Monsieur y Croque-Madame.

Merendar en “Masa Madre”, también es una excelente opción… Una novedad, que con seguridad les generará curiosidad, es que próximamente habrá en “Masa Madre” un pan francés con fresas y queso de cabra.

Acorde a la idea saludable, “Masa Madre” también ofrece un menú que diseñan a partir de productos naturales. Para elegir, hay ensaladas y sabrosos paninis con opciones vegetariana, ibérica, hongos, chilango, salami o una posibilidad que se está imponiendo: pizza con cerveza artesanal mexicana o vino. Para los días de frío… sopa de la casa o sopa de temporada. Agua y refrescos.

Es muy difícil recomendar qué pedir, porque todo lo probado es estéticamente agradable, rico, simple y a su vez elaborado.

El corazón de “Masa Madre” es lo artesanal y saludable, y su carta fue diseñada sobre la base del respeto a productos y productores locales. Actualmente, se realizan catas de vinos y cerveza artesanal mexicana.

Además el packaging utilizado es biodegradable -bolsas de fécula de maíz-.

Amasar es moldear. El Taller de Panadería artesanal de “Masa Madre”, transmite sin prisa y con mucho saber, la tradición y el conocimiento sobre el modo de hacer pan artesanal. Harina, agua, sal, levadura natural, manos, calor y saber esperar. Una fantástica terapia.

“Masa Madre” es una propuesta gastronómica para viajar con el paladar. Creo que hay “Masa Madre” por muchos años más…

Share Button

You Might Also Like