Bienestar + Salud Consume Consciente

Amaranto, alta calidad nutricional

Aunque en 1975 haya sido designado por la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos como “el mejor alimento de origen vegetal para consumo humano” y la NASA lo haya incorporado como alimento de astronautas, se sabe que el amaranto ya era considerado un alimento “sagrado” para las diferentes culturas prehispánicas de América.

Por ejemplo, para los mayas y los aztecas, el amaranto era valorado por sus aportes nutricionales, siendo cultivado con mucha dedicación y convirtiéndose junto al maíz y el frijol, en uno de los alimentos base de su alimentación; además de ser utilizado en ceremonias religiosas y como moneda de cambio.

Los beneficios nutricionales del amaranto son realmente sorprendentes. Es portador de vitamina A, B, C, B1, B2 y B3, ácido fólico, calcio, hierro, fósforo y aminoácidos como la lisina -uno de los 10 esenciales para los seres humanos-.

Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) y la OMS (Organización Mundial de la Salud), sobre un valor proteico ideal de 100, el amaranto posee 75, superando a los de la leche vacuna, la soja, el trigo y el maíz; pero combinando harina de amaranto con harina de maíz, se puede llegar a índices cercanos del 100.

No hay dudas de que sus virtudes en cuestiones nutricionales son muy elevadas, pero sus beneficios también abarcan lo psicológico, y debido a que posee serotonina, estimula el estado de ánimo convirtiéndose en un buen aliado para combatir la depresión. Además, cuenta con otra bondad, al carecer de gluten, lo hace un alimento apto para celíacos.

amaranto.027 amaranto.026

Una de las formas más comunes de consumir el amaranto en México es a través de  un dulce típico – popularmente conocido como “alegría” -, en el que las semillas tostadas e infladas de esta planta son el ingrediente principal, y luego de mezclarlas con miel de abeja y piloncillo (azúcar integral), se moldea en diferentes formas para la venta. Esta golosina mexicana también puede contener frutos secos, como nueces, pepitas de calabaza, semillas de girasol y así sorprender a nuestro paladar con diversos sabores. Puede incorporarse en galletas, panqués, harinas, bebidas chocolatadas y licuados.

Invita a que el delicioso amaranto forme parte de tu alimentación, no te arrepentirás.

La idea es brindar información, y NO reemplazar -de ningún modo- la consulta médica o la aprobación de su médico de confianza.

Share Button

You Might Also Like